Fuerte control sanitario y monitoreo tarifario al transporte público.

El ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez, dijo que en caso de reabrirse el servicio de transporte publico de pasajeros el próximo 7 de julio, se implementará un riguroso control sanitario y de monitoreo tarifario.

Rodríguez detalló, que en las reuniones que se han tenido con representantes del rubro no se ha planteado el aumento de tarifa a los pasajeros.

“Los transportistas no tienen autorizado aumentar la tarifa, nosotros tenemos inspectores de tránsito en diferentes carreteras para estar velando que se cumplan todas las medidas sanitarias y, además, velando que se cumplan las tarifas”, aseguró el ministro.

En un acontecimiento arbitrario, la Asamblea Legislativa, accedió en 2019 a extender una prorroga sin imponer mejoras en el servicio de dicho sector empresarial, en las vísperas de vencimiento de la misma, el titular de Obras Publicas aseguró que no se permitirá incremento alguno.

El ministro solicito a la Asamblea Legislativa, se otorgue al Viceministerio de Transporte (VMT) herramientas para dichos monitoreos, como el uso de GPS y cámaras, para constatar las unidades que circulan y el cumplimiento tarifario.

“No puede ser que por años se les haya pagado la compensación a unidades chatarra que muchas veces no tenían llantas y algunas no tenían motor. Eso no puede estar pasando”, aseguró el ministro.

Además, sostuvo que será le Ministerio de Salud quien determine si el transporte colectivo volverá a abarrotar las calles a partir del 7 de julio, de acuerdo a la segunda fase estipulada de apertura económica.

El pasado 12 de junio representantes de diferentes gremiales del transporte público de pasajeros y la Mesa de Reactivación Económica llegaron al común acuerdo de reactivar el sector para el próximo 7 de julio; sin embargo, es posible que dicha perspectiva cambie en los próximos días debido al desarrollo de la pandemia.