Diputados se oponen a una reforma constitucional.

Los diputados de las fracciones mayoritarias en el parlamento salvadoreño han sentado postura frente a la propuesta de reformar la constitución por parte del Órgano Ejecutivo, los diputados de ARENA y FMLN han sostenido que no es momento de implementar reformas a la Constitución, a pesar de que la actual Carta Magna data de 1983 y solo es una reforma de la de 1950.

Los diputados de ambas fracciones han instado al vicepresidente Félix Ulloa a que el estudio de reformas a la constitución sea un proceso abierto y no un debate cerrado, cuando el mismo vicemandatario sostuvo el viernes pasado que se piensa integrar a diferentes sectores de la sociedad, como académicos, juristas, representantes del movimiento social y todo ciudadano que considere acertada su participación en el debate.

El diputado Reynaldo Cardoza sostuvo que no es el momento adecuado para reformar la Constitución debido a la cercanía de las elecciones legislativas, del mismo modo la diputada efemelenista Nidia Díaz, dijo que para dar legitimidad a la propuesta debe de ser un proceso abierto a la población salvadoreña; por su parte, Rene Portillo Cuadra de ARENA, se refirió a la reforma como “una cortina de humo”, que busca desviar la atención sobre problemas de corrupción y tregua con pandillas.

El vicemandatario sostuvo que “Quienes han hecho la cortina de humo son los medios, al contrario, no quería que se hiciera público porque no es un trabajo que no quiere cámaras, no hay que comunicarlo porque hay que hacerlo sistemáticamente de manera sostenida, debates cerrados porque son temas técnicos”.

El vicepresidente Ulloa reiteró que no se trata de un proceso inconsulto, sino que contrario a ello se espera incluir a diferentes sectores en capacidad de aportar al debate propuestas de reformas concretas, que la actualización de la Carta Magna es necesaria y un deber cívico, puesto que debe ajustarse a las nuevas realidades del país.