Portillo Cuadra y Paolo Lüers, defensores de grupos oligárquicos y pandillas, son los cerebros detrás de opositores que intentan aparentar apoyo, afirma secretario de Prensa

El secretario de Prensa de la Presidencia de la República, Ernesto Sanabria, señaló al diputado de Arena, René Portillo Cuadra y al negociador con pandillas, Paolo Lüers, como dos de los cerebros detrás de los grupos opositores que se rechazan los cambios para el desarrollo del país y que buscarán aparentar este 15 de septiembre que cuentan con apoyo de la población.

«Un «paladín” de la democracia que está detrás de la movilización de organizaciones es Portillo Cuadra, quien tiene sed de poder y está ansioso de llegar a la presidencia de ARENA», publicó el secretario de Prensa en su cuenta de Twitter.

Sanabria dijo que Portillo Cuadra es el abanderado de grupos minúsculos dentro del partido Arena que tienen como objetivo oxigenar a ese instrumento de la oligarquía para evitar su desaparecimiento. «Lo amparan viejos grupúsculos que quieren evitar el cisma tricolor y la lápida del cadáver», afirmó.

Portillo Cuadra no ha sido ajeno a los casos de corrupción que envuelven al partido que financian los grupos de facto que controlaron por 30 años los poderes judicial, legislativo y ejecutivo que crearon leyes a su medida y en detrimento de la población.

El mismo hijo de Portillo Cuadra fue beneficiado con una plaza fantasma de 2,500 dólares en la alcaldía de Santa Tecla, cuando era gobernada por el también arenero, Roberto Daubuisson. El diputado también ha defendido la entrega de sobresueldos a sus colegas Margarita Escobar y Rodrigo Ávila, durante la administración de Antonio Saca.

En el caso de Luers, quien es procesado por asociaciones ilícito y fraude electoral por entregar a las pandillas dinero enviado por el partido Arena, Sanabria señala que está metido en las marchas en busca de protección.

«Otro flamante gendarme del ‘Estado de derechas’ que está detrás de las ‘marchas’ de mañana es el otrora servidor de tragos, Paolo Luers, quien, en afán de mantener rediles de poder y de protección, está de injerencista junto a ‘movimientos’ sin cabeza propia ni criterio», afirmó funcionario.