Los salvadoreños han evaluado a los presidentes de El Salvador, a través de emociones, desde la gestión de Alfredo Cristini hasta la actual administración Nayib Bukele. Este fue un estudio del Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Universidad Francisco Gavidia (UFG).

El mejor evaluado es el mandatario Bukele, quien recibió el porcentaje más alto, 53.4 % de emociones de alegría y un 27.8 % de sorpresa, sumando hace el 81.2 %, de aceptación por su forma de liderar el país.

De acuerdo con el director de este centro de estudio de opinión, Óscar Picardo, el expresidente de Arena, Alfredo Cristiani causa enojo en el 26.6 % de los salvadoreños y tristeza en el 21. 4 %, lo que suma un 48 % de rechazo solo en estas dos emociones negativas.

En el caso de Armando Calderón Sol: provoca enojo un 27.5 % y tristeza en un 21.5 %, sumando un 49 % de la población que se muestra en desacuerdo con su gestión (1994-1999). En cuanto a Francisco Flores: 34.7 % expresan enojo hacia su figura y un 22.9 % tristeza, lo que suma un 57.6 % que no aprueba su gestión y el expresidente Elías Antonio Saca, genera un 35 % de enojo y un 22.7 % de tristeza, lo que totaliza un 57.7 % de población descontenta con su gestión.

En los casos de los expresidentes del Fmln, Mauricio Funes generó un 38.1 % de enojo y 18% de tristeza, que en total se convierte en 56.2%, mientras que la presidencia de Salvador Sánchez Cerén causa un 33.6 % de enojo y 22 % de tristeza, sumando 55.6 % de población le rechaza la forma en que gobernó.