La Defensoría del Consumidor desarrolló nuevos requerimientos de información a proveedores de las principales cadenas de farmacias, ferreterías y supermercados que venden repelentes e insecticidas contra los zancudos y mosquitos.

La medida se realizó como parte de la alerta epidemiológica por los casos de dengue que afectan al país con la finalidad de prevenir prácticas abusivas como el incremento injustificado de precios.

El requerimiento a los establecimientos deberá ser contestado a la institución en un plazo de diez días a partir de la notificación.

La Defensoría advierte que en caso de que las empresas evadan sus obligaciones legales, se exponen a que sean multadas hasta por 50 salarios mínimos mensuales en la industria por infracciones muy graves.

 

 

 

investiga precios de repelentes

e insecticidas para proteger salud y economía familiar